Un día como otro cualquiera de mi reinvención, de mi emprendimiento

Hola!

¿Cómo vais? Yo sigo aquí, aunque no esté publicando sigo escribiendo, a diario. Por esa razón sé que hoy es mi día 80 de emprendimiento.
Acabo de volver de estar una semana en la playa y bueno, esta mañana tenía muchísima energía y ganas de hacer cosas y esta tarde… pues no.
Tengo mis pensamientos negativos a flor de piel, machacándome la cabeza.
Pero no pienso tirar la toalla, pienso seguir adelante, aprendiendo, con los días buenos y los no tan buenos, con mi autoconocimiento y centrándome en lo bueno.
¿Sabéis una cosa buena?
Pues yo.
Ja, soy modesta. 
No en serio. ¿Sabéis qué me ayuda a veces a seguir adelante? Leer mis propios post, mis propias entradas al blog, me recuerda que he tenido días malos, como tú, como todo el mundo ¿Y qué?
No pienso quedarme aquí lamiéndome las heridas. No pienso permitir que, como dice Imma de @livingwithchoco, mairpili (radioyente, pensamientos negativos, como quieras llamarlo) conduzcan en este viaje, mi viaje.
Soy yo quien dirige y soy yo quien toma las decisiones.
Ah, pero es que no sé por dónde tirar, no sé qué decisión tomar. Da igual, elige una, la que más rabia te de y sigue adelante. «Just do it»»no pienses, corre»
Jajajaja, es curioso porque me caracterizo por ser impulsiva en general y no pensar mucho antes de actuar. Sin embargo, hay momentos en los que tomar una decisión me lleva tiempo. Tanto que me harto de mí misma (24horas puede ser demasiado para mí), de la decisión y de esa circunstancia en concreto.
En fin, ahora la duda es gastar dinero que no tengo o no gastarlo. jajaja. A ver, que no me pienso endeudar pero utilizar ahorros que no estaba previsto que fueran tocados es casi lo mismo. Bueno, no, porque no hay banco ni acreedores ni intereses por medio pero de gravedad, es casi tan grave, mala señal «bro» (sí, estoy viendo una serie americana, jeje)
¿Y sabéis cuál es la respuesta para mí ahora mismo? No voy a tomar la decisión hoy, ahora.
Voy a valorar todo lo que tengo, incluso la posibilidad de utilizar ese dinero y a estar agradecida que soy yo la que toma esa decisión, soy yo la que se va a equivocar o la que va a acertar y voy a disfrutarlo.
Quiero muchas cosas de este emprendimiento pero tengo muy claro que hasta que las consiga tengo que disfrutar del camino.
En un libro qué leí (perdonad no puedo deciros cuál es porque cuando te lees tres libros sobre creatividad y emprendimiento a la vez es difícil saber quién dijo qué) decía que escoger el camino más novelesco suele ser la mejor opción. Al menos luego puedes escribir un libro, jajaja.
Me encanta.
En fin, os dije que no iba a publicar, estoy publicando. Es probable que vuelva a hacer cosas que dije que no iba a hacer (Aviso: volver a trabajar por cuenta ajena no va a ser una de ellas) pero desde luego estoy disfrutando el camino.
¿Tengo dudas? Sí ¿Tengo miedo? Sí ¿Me voy a equivocar? Es probable. Pero también acertaré y me conoceré y cogeré mis miedos de la mano y avanzaré con ellos.
Gracias por ser mi testigo, yo quiero ser la tuya o el tuyo, o como se diga, me da igual, seguro que me has entendido.

Deja una respuesta