Día 7 viernes 15 de mayo

Ayer descubrí a Laura Baena de @malasmadres.

Me gusta mucho su idea y cómo habla pero creo que el mensaje es demasiado negativo. Creo que sería más productivo (que les va fenomenal y me alegro infinito por ello) si el mensaje fuera en positivo por ejemplo en vez de «esto NO es conciliación» yo pondría «yo concilio» y vamos por la vía de los hechos consumados.

Os cuento esto porque escuchándola me he reconciliado un poco con mi papel de madre, así que en mi periodo de insomnio que tengo las últimas noches y que espero que no se haga costumbre, se me ha ocurrido que puedo grabar un vídeo explicando como transformar tu sujetador preferido en un sujetador de lactancia, casi sin coser.

También he definido un poco más la idea a la que me quiero dedicar. Quiero ayudar a esas mujeres que se sienten atrapadas en su vida, queriendo a sus familias pero con la sensación de no poder tomar decisiones en favor de su bien personal, quiero darles una soplo de aire fresco, la esperanza de que la situación actual se puede cambiar.

Ese trabajo sería algo parecido a mentorización pero hoy por hoy, yo todavía no he resuelto ese problema en mi vida, así que a lo que me tengo que enfrentar es a que necesito unos ingresos iguales o superiores a los que tenía en mi última empresa porque de otra forma estoy condenada a volver allí o a otra parecida y sólo de pensarlo se me abren las carnes.

No

Voy a conseguir mi sueño, voy a lanzar mi negocio y voy a conseguir suficiente beneficio para no tener que trabajar en otra cosa, si yo no quiero.

Le he seguido dando vueltas a qué vender.

Me gusta la idea de vender algo que al ponerse mis clientas se sientan mejor, más poderosas. Ayer vi que @malasmadres ya tienen camiseta en esa línea. Tengo que pensar en algo nuevo.

Como os decía, he tenido mi momento de insomnio y me he echado cuentas. En mi antiguo trabajo ganaba 1500€/mes así que tengo que mantener ese importe como sueldo para poder mantener el nivel de vida que tenemos ahora mismo en mi familia, además tengo que pagar la materia prima, la cuota de autónomos, el host de la web, e impuestos así que necesito tener una facturación mínima al mes de 2100€ aproximadamente. Eso significa que al día tengo que vender mínimo 70€.

Tengo que ser capaz de fabricar al menos una pieza al día por la que la gente esté dispuesta a pagar 70€ o fabricar tres prendas al día por un precio de unos 23€.

A los productos que os contaba ayer de camisetas personalizadas y tops tipo flamenca les veo varias pegas.

Una de ellas son las tallas, tengo que ser capaz de fabricar varias tallas y que sienten bien. Y aún así nuestros cuerpos no son todos iguales así que siempre puede ocurrir que aunque mi clienta compre la talla correcta una vez le llegue a su casa se la pruebe y no le guste como le queda.

Gestionar devoluciones me complica la vida como empresaria, por lo que las tengo que reducir al mínimo indispensable) y desde luego lo último que quiero son clientas infelices y menos porque alguna prenda de ropa no les siente bien. Eso no es bueno para la autoestima de ninguna mujer. Ni para el futuro de ninguna firma.

Además, es un tipo de negocio cuyo futuro lógico sería tener tienda física y no es la idea que tengo de mi negocio ideal. Deseo poder trabajar desde donde yo quiera y no quiero estar sujeta a la permanencia en un tienda.

Así que se me ha ocurrido que lo que puedo coser son bolsos. Voy a coser que es lo que más me apetece ahora, tengo una máquina que me va a permitir hacer ese tipo de trabajos, puedo utilizar telas preciosas, aplicar mi creatividad y un bolso también ayuda a una mujer a sentirse bien (al igual que unos zapatos bonitos)

La idea sería, yo tengo un mensaje que dar, quiero que te sientas bien, que encuentres en mí un apoyo, una aliada, quiero ayudarte a que encuentres las fuerzas para seguir adelante, para luchar por tus sueños y lo canalizo a través de un producto como son los bolsos.

El producto puede ser bello, inspirador. Tener la calidad suficiente para hacerte sentir especial, con pequeños guiños en este sentido. Mensajes ocultos de que eres maravillosa, de que puedes conseguir lo que te propongas y cosas así. Con un embalaje que te haga sentir única, que ese objeto ha sido diseñado, fabricado, envuelto y enviado con todo el amor del mundo porque sabemos que necesitas y  te mereces mucho amor.

Además, esto sí lo puedo hacer desde donde yo quiera, sólo necesito mi maravillosa máquina y mis telas y accesorios que me los puedo llevar conmigo cuando quiera.

Sí, me gusta la idea.

Por cierto, me ha escrito Noe Gil y me ha dicho que en junio va a volver con las mentorizaciones. Mientras voy a avanzar en mi idea. Mirar proveedores, el alta de autónomos, planificar publicaciones en redes, mirar dónde hospedar la web, etc.

Al turrón.

Me ha escrito mi contacto de Seoane textil y me ha dicho que mi máquina sale hoy.

He pensado que si me doy de alta como autónoma puedo desgravarme el IVA de la máquina.

Así que me he dado de alta en la Agencia Tributaria y a continuación me he registrado en la Seguridad Social en el RETA. He tenido suerte porque por otro tema que también quería emprender pero que se paró por el curso de CT de Community Manager y después por el Coronavirus, me saqué el certificado digital en diciembre de 2019. Me está resultando de mucha utilidad.

Me parece que tiene mucha guasa que el régimen de autónomos se llame RETA

Deja una respuesta